Manejar la ansiedad, o mejor dicho, cómo dejar de manejarla…

Manejar la ansiedad es algo que hoy en día se ve de vital importancia, sin embargo, me da la sensación de que cada vez tenemos más ansiedad, más estrés y de que en general, cada vez lo pasamos peor. ¿No es un poco paradójico esto?

Desde mis primeros años como estudiante de Psicología la ansiedad siempre se ha llevado bastante protagonismo. Descripciones, orígenes, tratamientos, teorías… Nada de eso me ha hecho manejar mi ansiedad de una forma más eficiente.

 

¿Qué es la ansiedad?

¿Sabes esa sensación, ese cosquilleo, esas ganas de saltar de la silla que puedes tener si ves que se incendia la habitación? La ansiedad es un mecanismo de defensa que ha permitido que estemos vivos a día de hoy. Nos activa cuando es necesario responder ante cualquier situación que pueda ser amenazante para afrontarla de la mejor manera posible. Y aun así no la queremos. 🙂

Es cierto que puede ser una sensación un tanto desagradable porque, en comparación, se está muy bien “relajado/a”, ¿verdad? Pero qué habría sido de nuestros antepasados si no hubiesen sido capaces de sentir ansiedad ante la presencia de un león hambriento… Ya te lo digo yo, nada bueno.

 

¿Por qué siento ansiedad ante “tonterías”?

Que no haya leones, no quiere decir que tú no le puedas dar la misma importancia a otras cosas. Tu historia de aprendizaje te ha condicionado para sentirte mal ante situaciones que tal vez para otros “carezcan” de importancia. Y está bien, no pasa nada. Igual que no pasa nada por sentir ansiedad. El problema de todo esto no es la ansiedad, es lo que haces cuando la tienes.

 

Muy bien, ¿pero qué hago para manejar la ansiedad?

Pregúntate qué has hecho hasta ahora para manejarla y si ha funcionado. Tal vez te ha podido funcionar a corto plazo, pero ¿y a largo? Imagino que si estás leyendo esto es porque de alguna manera esas soluciones no duran para siempre o funcionan como tú querrías. ¿Y si la solución fuera dejar de intentar manejarla?

¿Recuerdas la última vez que fuiste a meterte en una piscina? ¿Sabes esa lucha que tienes cuando el agua está demasiado fría? Todos sabemos que lo mejor es hacerlo con decisión, tal vez mojándote algunas zonas en primer lugar para prevenir cortes de digestión, pero sin posponer mucho el sumergirte. ¿Por qué seguimos haciéndolo tan despacio? ¿Por qué alargamos más “el sufrimiento”?

Es como si toda esa lucha que tenemos al meternos en el agua añadiese un dolor adicional, como un dolor más sucio que se une a todo ese dolor limpio y natural que supondría bañarse en el agua fría. Te dejo aquí esta pequeña lista de pasos que puedes seguir para “no manejar” esa ansiedad, o mejor dicho, para no añadir dolor sucio:

  1. Respira profundamente y ánclate al momento presente. Date cuenta de que estás aquí y ahora.

  2. Nota esa ansiedad en tu cuerpo.

  3. Date cuenta de tu propia resistencia, como si estuvieras presionando un tapón que impidiera que toda esa ansiedad fluyera.

  4. Elimina esa resistencia y deja que toda la emoción fluya por tu cuerpo, como si fuera un río extendiéndose.

  5. Pregúntate qué estarías haciendo si no sintieras esa emoción.

  6. Hazlo.

Te dejo aquí una técnica que también podrá ayudarte a gestionar tus emociones.

 

Todo lo que pierdes cuando intentas manejar la ansiedad

Piensa todo lo que dejas de hacer cuando tratas de manejar la ansiedad, piensa, de hecho, qué estarías haciendo si no estuvieras leyendo este artículo. Tal vez estarías trabajando, o con tu familia o viendo Netflix. Me da igual, pero seguro que lo no quieres de verdad es gastar todo ese tiempo en manejar algo que no se puede manejar, o que por lo menos no se puede manejar siempre. Entonces, ¿para qué? ¿Vas a seguir preocupado/a porque nadie te eche un cubo de agua fría? ¿Vas a seguir dándole vueltas a investigar cómo dejar de sentir una emoción necesaria? ¿Vas a seguir dándole más importancia a la ansiedad que a tu propia vida?

Espero que no, espero que cuando termines de leer esto te preguntes qué estarías haciendo si no tuvieras ansiedad y que acto seguido lo hicieras. Y que cuando la sientas de nuevo la explores de una forma diferente.

 

 

¿Te ha gustado lo que has leído? ¿Quieres leer más? ¿Te gustaría estar al día y mejorar en más aspectos de tu vida?  

 

Últimas entradas

Imagen de filtro de cámara

El filtro mental y cómo ver más allá de él

Hoy voy a desarrollar el concepto de filtro mental, cómo este puede interferir en cómo percibimos la realidad y cómo ...
Leer Más
Chica respirando

Ánclate al momento presente mediante la Respiración Consciente

La Respiración Consciente es una adaptación de una técnica que se utiliza en la práctica de Mindfulness. Puedes verla en ...
Leer Más
Manejar la ansiedad

Manejar la ansiedad, o mejor dicho, cómo dejar de manejarla…

Manejar la ansiedad es algo que hoy en día se ve de vital importancia, sin embargo, me da la sensación ...
Leer Más

 

 

Deja un comentario

Share This