La Meditación Informal en Mindfulness – Aprende a practicarla

La Meditación Informal en Mindfulness – Aprende a practicarla

La meditación informal es una forma de practicar Mindfulness en nuestro día a día, sin embargo, te recomendaría que antes de empezar por esta práctica, leas mi guía para empezar a practicar meditación Mindfulness. Si ya lo has hecho, hoy te voy a enseñar cómo practicar Mindfulness de una manera más flexible.


Meditación informal VS Meditación formal

Cuando hablamos de meditar formalmente, hablamos de ese ritual que podemos hacer con nosotros mismos. Ese ritual en el que nos sentamos durante unos minutos al día y dedicamos nuestra atención a escuchar la respiración, por ejemplo. En este ritual, normalmente nos posicionamos de una forma determinada, sentados en postura de medio loto, loto completo, en una silla, en la cama…

Sin embargo, en la meditación informal, se abre un abanico infinito de posibilidades. No es necesario una postura determinada, tampoco hace falta que prestes atención a un único estímulo. En la meditación informal puede que estés comiendo, duchándote, escuchando música, paseando…


¿Qué es la meditación informal entonces?

La meditación informal, en definitiva, es esa práctica en la que tratamos de llevar nuestra atención a la actividad que estemos realizando en ese momento. Sin más. 

Seguramente ya hayas practicado algo similiar en algún momento de tu vida. Piensa en esas duchas de pleno invierno en las que  únicamente prestas atención a cómo el agua te cubre y a cómo la temperatura de tu cuerpo va aumentando. Notas también el jabón que genera pompas e incluso puede que te pongas a jugar con ellas. Puede que de vez en cuando tu mente te distraiga con otros aspectos diferentes de esa ducha, y sin embargo tú vuelves casi sin esfuerzo a atender plenamente cómo te estás duchando…


¿Cómo empezar a practicar?

Imagino que como ávido/a lector/a de blogs, te encantarán las cosas bien resumidas y definidas en “x” pasos, así que voy a exponerte brevemente 7 pasos para practicar meditación informal:

  1. Elige una actividad muy placentera.
  2. Procura que dicha actividad no contenga pequeñas fuentes de estrés. Por ejemplo, si decidieras ir a caminar, no lo hagas por un sitio donde tuvieras que estar esquivando gente, o donde no dejara de venirte el pensamiento de ¿me estarán mirando? Dejaremos esto para niveles más avanzados. 🙂
  3. Elimina cualquier distracción que pudiera separarte de la experiencia (móvil, tv, elementos superfluos, incluso la decoración podría ser apartada.)
  4. Fija el tiempo que vas a dedicar a tu práctica si no es una actividad que tenga final, comer tiene final, pero ir a caminar o ducharte no.
  5. Usa un temporizador para no tener que estar pendiente del tiempo.
  6. Experimenta e investiga tu experiencia. Esto no consiste únicamente en prestar atención. Ve más allá, siempre hay algo nuevo que descubrir.
  7. Cuando te distraigas, vuelve sin castigarte. Esperamos que te distraigas, darte cuenta de que lo has hecho, forma parte del camino.

Y después…

Generaliza tu aprendizaje. Extiende lo que hayas aprendido a otros contextos. Es decir con la práctica informal aprenderás a disfrutar de los pequeños momentos de tu día a día, aprenderás a exprimir cada segundo de tus experiencias. 

Utiliza estas habilidades que has entrenado en diferentes situaciones. Es decir, improvisa. No todo va a ser trabajo trabajo trabajo. Mindfulness nos permite vivir mejor, nos permite saborear más la vida.

Para terminar te dejo por aquí un artículo que escribí sobre un tipo de meditación informal. La práctica de Mindful Eating. Que la disfrutes. 😉

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies