Carta a la Navidad

Carta a la Navidad

Hoy le toca a la Navidad. De vez en cuando me gusta saltarme mi calendario editorial y escribir un poco de lo que tengo en mi mente. Lo que plasmo hoy aquí tiene que ver con mi experiencia como psicoterapeuta, y también con mi experiencia como persona. 🙂


¿Dónde está la Navidad?

Sea tradición por religión, por cultura o por diversión, la Navidad está aquí cada año y genera expectativas de todo tipo; buenas, malas, regulares y neutras. ¿Deberían ser todas buenas? ¿Deberían ser todas malas?

Recuerdo que hubo una época en la que no dejaba de leer y escuchar que la Navidad era sólo un pretexto para el consumismo. Una ocasión donde estaba permitido gastar más de lo que nuestra economía permitía porque claro, ¿qué sería una Navidad sin excesos?

Ya no veo tantas reflexiones sobre el consumismo, tal vez vivamos una época donde sea más interesante volcar nuestra atención en otros temas más polémicos.

Ahora se ven cantidad de mensajes más bien relacionados con el espíritu social y familiar que tiene la Navidad. Vemos cantidad de anuncios que critican que nuestras relaciones cada vez son menos profundas. Hablan sobre apartar los móviles por ejemplo y estar con los nuestros.


¿Qué es para ti la Navidad?

¿Es una excusa para ver a familiares que no puedes ver en otros momentos? ¿Es una excusa para conseguir ese móvil que tanto querías? ¿O es una excusa para hincharte a comer?

También puede que para ti sea la peor época del año. Puede que tengas problemas con tus familiares, o puede que ni los tengas… Tal vez la idea de que estás solo/a en esta época del año sea más fuerte que nunca.

Es posible que te guste el ambiente navideño tal cual, que te gusten las luces o que te guste toda la tradición que acompañan estas fechas.

¿Cuál es la perspectiva válida entonces?


Todas las formas de vivir la Navidad son válidas

Ni tienes por qué disfrutar las fiestas, ni tampoco tienes por qué verlas como algo superficial y capitalista. Da igual lo que te expliquen en una imagen viral que te hace sentir culpable. O da igual que te notes fuera de un contexto donde tu opinión no es la más compartida.

Pero recuerda, que también hay otros pensamientos. Otras vidas y otras opiniones. Nuestra realidad está compuesta por infinitas perspectivas. Somos como unas 7,53 miles de millones  de personas en este mundo, así que tenemos 7,53 miles de millones de historias diferentes.

Probablemente existan muchas opiniones compartidas, pero eso no quiere decir que sean la mejor. Así que, respeta. Respeta la forma que cada persona tiene de vivir estas fechas, pero respeta también incluso tu forma de vivirlas. Todo está permitido en las emociones y si se te olvida, te dejo este artículo por aquí.

Si puedes aprovechar, aprovecha y si no tienes las posibilidades de hacerlo, sigue viviendo, pero vivir de verdad ¿eh? Ya vendrán momentos mejores. 🙂

2 comentarios en “Carta a la Navidad”

  1. Disfrutar de la oportunidad que te brinda la navidad de estar más con tu familia y si se gastas en estas fecha no hay que preocuparse mucho ya se gastará de menos el mes que viene

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies