Ánclate al momento presente mediante la Respiración Consciente

La Respiración Consciente es una adaptación de una técnica que se utiliza en la práctica de Mindfulness. Puedes verla en muchos sitios, sin embargo, me parece que está muy bien explicada en el libro Sal de tu mente, entra en tu vida (versión para adolescente), de Joseph Ciarrochi, Louise Hayes y Ann Bailey.

Esta técnica no va a hacer que tus emociones se vayan, tampoco va a hacer que tengas otros pensamientos, ni que muchas sensaciones desaparezcan. La Respiración Consciente te ayudará a despegarte de tu mente y  anclarte en el momento presente. Te servirá para darte cuenta de lo que está pasando y tal vez así, puedas actuar de la forma en la que de verdad quieres.

 

Paso 1: Observa tu respiración

¿Sencillo verdad? Tiene sentido que en la Respiración Consciente tengas que ser consciente de tu propia respiración :). Así que, para facilitar las cosas, siéntate en posición erguida y pon una mano sobre tu pecho y otra sobre tu vientre. No hagas presión, simplemente déjalas apoyadas y siente cómo se mueven a medida que respiras. ¿Qué mano se mueve más? Lo habitual es que se mueva más la mano del pecho, porque tenemos la costumbre de respirar de manera superficial y sin aprovechar al máximo nuestra capacidad pulmonar.

 

Paso 2: Respiración Consciente (abdominal)

Mantente en la misma posición e imagina que en tu estómago hay un globo que se infla al coger aire y se desinfla al soltarlo. Concéntrate en inflarlo lo máximo posible y notarás que la mano del pecho apenas se mueve, a diferencia de la del vientre, que se moverá mucho más que al principio.

Es difícil acostumbrarse a respirar así, por lo que tendrás que practicarlo un rato. Mantén tu concentración en cómo va y viene el aire haciendo que el globo se infle. Puedes contar al inhalar: uno, dos, tres; y repetirlo al exhalar: uno, dos, tres. Tal vez esto te ayude a concentrarte.

Practica la Respiración Consciente durante un minuto y si aun así, notas que tienes ganas de responder ante tu mente (emociones, pensamientos, sensaciones), sigue intentándolo durante tres minutos o algo más si es necesario.

 

Paso 3: Practica

Ya has visto que no es tan fácil y que para dominar esta técnica necesitarás practicarla, sobre todo, para cuando tu mente esté especialmente intensa. Es mucho mejor entrenar en la calma, así que te recomiendo practicarla unos 3-5 minutos al día. Marca un momento en tu rutina donde puedas hacerlo y recuerda usarla, también cuando todo parezca una tormenta.

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This